Conservación nos explica

MACBA cuenta con un Departamento de Conservación coordinado por Cecilia Jorge, quien se encarga del cuidado del Patrimonio en muchas de sus variantes: temperatura de salas, iluminación, limpieza de las obras, entre otras cosas. En esta nota nos explica cómo se llevó a cabo una medida de Conservación preventiva para controlar la cantidad de luz natural que ingresa en las salas del museo.
Medidas de Conservación preventiva
Iluminación natural: Filtros en vidriados
La luz visible, junto a las radiaciones ultravioletas e infrarrojas, son las responsables del envejecimiento de los materiales orgánicos y algunos pigmentos y materiales inorgánicos, produciendo resquebrajamiento y decoloración u oscurecimiento en las pinturas, amarillamiento de los papeles, debilitamiento y desintegración de materiales, etc. La exposición prolongada a estas radiaciones son las responsables del envejecimiento prematuro de las obras patrimoniales del museo. Es por esto que la luz visible y las radiaciones son  consideradas uno de los agentes de deterioro a tener en cuenta en las salas de exhibición. Cuanto más tiempo en exposición a estas radiaciones se encuentre un material, más rápido se producirá el daño y mayor será su deterioro.
La arquitectura de MACBA es de carácter minimalista con orientación oeste y presenta varios paños vidriados y entradas de luz natural que ingresan a las salas de exhibición.
La problemática a la que nos enfrentamos desde el museo fue, por un lado, la salvaguarda del acervo expuesto, ya que las radiaciones solares contienen además de luz visible, radiaciones ultravioletas e infrarrojas y por otro lado lograr la mejor visión de las obras sin alteraciones cromáticas y contrastes de iluminación como “manchas” de luz intensa.
Desde el departamento de Conservación de Patrimonio se analizaron las diferentes alternativas para que las obras de arte que se albergan en el interior de las salas se vean lo menos afectadas posible, sin perder la transparencia que permite conectar el exterior con el interior del edificio.
Luego de varias propuestas, se resolvió que la solución más apropiada era la colocación de filtros fílmicos adhesivos, los cuales rechazan el 99 % del ingreso de radiación ultravioleta (la que provoca mayores daños físico-químicos en los materiales a nivel molecular), radiaciones infrarrojas en menor porcentaje, reduciendo el calor aumentado por consecuencia del vidriado y una mayor reflexión de energía solar.
Se realizaron pruebas de proyección lumínica interna con diferentes grados de transmisión visible: 35%, 20% y 5%, porcentajes que reflejan la cantidad de luz natural que ingresa a la sala de exposición (en este orden se puede ver en las imágenes debajo), para poder optar por la más conveniente y la que favorezca a la adecuada visión de las obras en las salas de exhibición. Se controló su efectividad con uvímetro (medidor de radicación UV) y se comprobó que efectivamente bloqueaba este tipo de radiaciones.
Finalmente se optó por la colocación de los filtros de 5% transmisión visible para los planos horizontales de vidriado (entrada de luz natural a los subsuelos y la rampa de conexión de salas), logrando una reducción en la intensidad lumínica, y filtros de 35%  de transmisión visible para el plano vertical vidriado (frente del 1° piso), llegando de esta manera el equilibrio buscado entre conservación de las obras de arte y la optimización visual del espacio.

Prueba filtros 1

prueba filtros 2

Lic. Cecilia Jorge
Responsable de conservación y patrimonio
MACBA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s