¿Cinético u óptico?

Por Juan Pablo Galván
Al recorrer las salas de MACBA nos encontramos con pinturas,  objetos, móviles e instalaciones. Es que con la muestra Percezione e Illusione: Arte Programmata e cinetica italiana llegaron alrededor de sesenta obras producidas desde los años 50’ en adelante, por artistas que buscaban oponerse a las composiciones fijas y definitivas[i], y enfocaban sus estudios no solo a la percepción, sino también al desarrollo del arte mediante el uso de recursos provenientes de la industria y las nuevas tecnologías.
Al bajar hacia el primer subsuelo del museo ya se percibe una intensa sensación de movimiento, generada por las obras de Alberto Biasi y el Gruppo N.
vistas de salas de exhibición

vistas de salas de exhibición


Algunos visitantes nos preguntan frente a estas piezas ¿realmente hay movimiento en estas obras o se trata únicamente de efectos visuales?  ¿son piezas de arte cinético u óptico?
Les proponemos realizar un breve recorrido sobre el uso de los términos “óptico” y “cinético”, y conocer algunos ejemplos históricos en el mundo del arte para seguir pensando.

Cinético

Según Elena Oliveras[ii] “cinético” proviene del griego kinematikos que significa que tiene el movimiento como principio.
Investigando un poco más, encontramos que a comienzos del siglo XIX el físico francés André-Marie Ampère acuña la expresión cinématique, la cual construye partiendo del griego κίνημα –kinema— y  κινεῖν –kinein— (movimiento y mover, respectivamente). En física luego aparecería la palabra Kinetic para referirse al movimiento de objetos y las fuerzas que lo producen.
Existen muchísimos antecedentes y propuestas de artistas que exploraron la idea de movimiento en la obra y la relación con el espectador. En Buenos Aires en 1944, por ejemplo, se encuentra  Gyula Kosice, quien antes de fundar el movimiento Madí, crea una escultura transformable –Röyi– (podés visitarla en Malba- Fundación Costantini).
El arte cinético tiene un acontecimiento hito en el año 1955 con la muestra Le mouvement, en la galería Denise René de París, donde se presentaron obras transformables y en movimiento de artistas como Duchamp, Victor Vasarely y Jesús Rafael Soto, entre otros.

Óptico

El arte óptico u op art  toma elementos de distintas vanguardias, como el uso del color del Futurismo y, principalmente, la estructura formal de los concretos y las experimentaciones de la Bauhaus.
Uno de los referentes indiscutidos fue Victor Vasarely, quien propuso diversos juegos de perspectivas, juegos figura-fondo y el uso de la inestabilidad del color como recursos para lograr efectos ópticos en sus obras.
El término aparece por primera vez en 1964 en un artículo de la revista Time titulado Op art, pictures that attack the eye, que serviría de antesala a la exposición The responsive eye llevada a cabo en el MoMA en 1965, la cual consagraría mundialmente tanto al op art como al arte cinético.
Esta  exposición antológica contó con la participación de varios artistas que  se encuentran también presentes con obras en la colección MACBA . Ellos son Alberto Biasi, Carlos Cruz Diez, Julio Le Parc, Francisco Sobrino, Yvaral, Luis Tomasello y Richard Anuszkiewicz.
Cartel The responsive eye - MoMA 1965

Cartel The responsive eye – MoMA 1965

 

¿Óptico y/o cinético?

Frank Malina, ingeniero aeronáutico y artista, diferenciaría a ambos fenómenos marcando que el óptico muestra una imagen del movimiento, mientras que el arte cinético es movimiento.
Por otro lado tenemos las posturas de Stephen Bann, Frank Popper y Victor Vasarely quienes afirman que el movimiento óptico es virtual y pertenece al cinetismo. Popper por su parte distingue entre dos tipos de obras cinéticas:
.Obras bi o tri-dimensionales en movimiento real (Maquinas, móviles, proyecciones, etc)
.Obras en movimiento virtual, donde el ojo del espectador es guiado por la obra.
Para seguir abriendo el debate al respecto, vamos a usar el ejemplo –un poco obvio—del cine. En este, el movimiento se genera por la proyección sucesiva de fotogramas en un tiempo dado, siendo usado como un medio para el desarrollo de una narración.

Muybridge sentaría las bases de la animación con su Caballo de carrera de 1878

Mencionado el caso del cine, y retomando la definición de Oliveras, podríamos decir que en el arte óptico el movimiento no es un principio –la obra no tiene movimiento por sí mismo, como en el arte cinético—. No es un medio – no se lo utiliza para un desarrollo, como lo hace el cine—. El fin de la obra sería generar la ilusión de movimiento.
¿Pero… y qué sucede cuando el movimiento lo genera el espectador con su propio cuerpo?
Lejos de concluir este interrogante, desde el equipo educativo  te invitamos a dejarnos tu opinión y debatir con nosotros estos temas y otros, de miércoles a lunes a las 17:00 hs en nuestros recorridos dialogados por el museo.

[i] Micol Di Veroli, Catálogo Percezione e Illusione: Arte Programmata e cinetica italiana, Buenos Aires, 2013.
[ii] Elena Oliveras, Arte cinético y neocinetismo, Buenos Aires, Emecé, 2010

  1. Pingback: ¿Arte cinético u óptico? | Educación MACBA

  2. Pingback: El cine y el Ilusionismo | Educación MACBA


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s