“Primera infancia, escuela y museo (y familias)”. Nivel inicial

Imag

Durante el primer semestre del 2013 el equipo educativo de MACBA- Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires junto a docentes de la ciudad de Buenos Aires, diseñó y desarrolló dos proyectos en cooperación con el Instituto Integral del Sud, una institución de nivel inicial del barrio de San Telmo, vecinos al museo; y el Programa Primera infancia, del área socioeducativa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

A partir de estos proyectos nos interesa reflexionar sobre la implementación de planificaciones conjuntas bajo la modalidad de un trabajo colaborativo y sostenido entre educadores de museos y docentes. Esta es una oportunidad para compartir el impacto que las experiencias generaron en los procesos de aprendizaje de los chicos y también en los equipos profesionales que se involucraron en el desarrollo de los mismos.

Partimos de la intención del museo por abrir sus puertas hacia todos los visitantes, asumiendo una posición activa en la invitación de públicos usualmente poco vinculados con este tipo de actividades culturales. De esta manera, la institución se presenta como un espacio novedoso y receptivo que pretende convocar y recibir, en contacto con su comunidad.

Por otra parte, en la actualidad la escuela infantil tiene un rol fundante en la vida social de los chicos durante la primera infancia, ya que por diversas razones socioculturales y económicas a muy temprana edad se ingresa a esta iniciando un largo proceso de escolarización. Como menciona Patricia Sarlé en su libro ‘Enseñar el juego y jugar la enseñanza’: Para la mayor parte de los historiadores de la niñez, la construcción social de la infancia y la familia supone la emergencia de la escuela moderna y representan procesos paralelos y mutuamente relacionados. También distingue dos tradiciones constituidas en la modernidad que coexisten: un modelo de algún modo ‘natural’ de escuela, donde el acento está puesto en el logro de la autonomía, la socialización del niño pequeño y en el respeto de su individualidad, y programas en los que se ‘formalizan’ los saberes y se prioriza la instrumentalización necesaria para el ciclo posterior de enseñanza.

Es importante preguntarnos qué es lo que el museo propone a las escuelas, cómo se vincula con los docentes y qué tipo de aprendizajes se quiere estimular en y desde el museo. Estos espacios artísticos y culturales tienen que dimensionar la demanda existente de las escuelas para generar el diálogo y la apertura a la comunidad educativa. Citando a Javier Abad en su ensayo Usos y funciones de las artes en la educación y el desarrollo humano, publicado en ‘Educación artística cultura y ciudadanía’, OEI: Especialmente en su dimensión social, las artes son implementadas como mediadoras de participación ciudadana en diferentes proyectos que promueven la creación de redes de apoyo para reforzar el sentido de pertenencia a una comunidad y reajustar los sistemas de relaciones vitales a nivel familiar, grupal y social (… ); y también hace hincapié en qué propicia un contexto artístico para estimular la participación: (…) todo ello, entendiendo la educación  artística como un espacio de cuestionamiento y reconocimiento que permite, quizá más que otras materias y disciplinas, situar las experiencias de los propios protagonistas del aprendizaje en el centro mismo del proceso educativo.

Desde MACBA se abrió el diálogo con los docentes que se acercaron al museo y se los invitó a trabajar conjuntamente en las propuestas que llevaríamos adelante con los chicos. En ambos casos se contemplaron reuniones de planificación con los docentes, actividades previas con los educadores de ambos equipos, en las propias instituciones educativas y en el museo. En diferentes instancias también participaron las familias de los chicos, tratando de generar vínculos con el museo desde vivencias cotidianas e incluso habilitando la posibilidad de visitarlos en comunidad.

Proyecto: Trazando relatos entre el museo y el jardín

El primer proyecto de modalidad colaborativa se desarrolló en abril-mayo de 2013, junto al Instituto Integral del Sud a partir del pedido de la directora para realizar actividades con las salas de 5 años. Como antecedente en el 2012, el jardín había visitado el museo -ubicado a dos cuadras del mismo- con sus alumnos y se acercó para repetir la experiencia. Esta situación se presentó como una oportunidad para profundizar la experiencia realizada, con la posibilidad de ampliar la presencia del arte y sus expresiones, en el espacio del aula y de las salas de exposición. Para reforzar además la relación entre museo y escuela, considerando aque estas pertenecen también a una misma comunidad, no solo educativa sino vecinal.

Los objetivos propuestos se centraron en generar vínculos de mayor alcance con la comunidad cercana al museo y la escuela estableciendo conexiones posibles entre el universo visual urbano y el arte; valorizar la diversidad e identidad cultural de todos los que participen del proyecto; y crear nuevos relatos y narrativas simbólicas acerca del museo, las obras de arte, la escuela y el barrio.

Se puede dividir el proyecto en varias etapas comenzando con las reuniones entre equipos, la primera desarrollada en el Instituto Integral del Sud, donde los docentes conocieron a los educadores del museo y se visitaron los diferentes espacios: sus aulas, espacios de tránsito y circulación, dónde se realizan las actividades de música y movimiento, la terraza y sus juegos. El equipo educativo del museo realizó un relevamiento fotográfico de los objetos y formas existentes en los espacios donde los chicos viven sus tardes, transitan y utilizan a diario. Se realizaron tomas de detalles de las formas geométricas presentes en su entorno, para luego utilizarlas como soporte visual en la actividad en el museo. La segunda reunión se desarrolló con las docentes en el museo para conocer el espacio y las obras, tener un acercamiento al patrimonio del mismo y de esta forma finalizar con la planificación de las actividades a realizar con los chicos.

La primera etapa involucró también a sus familias que fueron invitados durante el fin de semana a tomar fotografías del barrio, haciendo foco en el espacio, la arquitectura, las formas y texturas de la ciudad para trabajar esas imágenes posteriormente en el aula.

La propuesta siguiente de las actividades con los chicos comenzó con una visita y actividad lúdica con los mismos en el jardín. Durante una tarde, el equipo educativo del museo fue a la escuela para conocer a los chicos, acercándoles una invitación diseñada con un mapa y pistas, para que visiten el museo la semana siguiente. Durante esta actividad se analizó con ellos el mapa y las pistas para llegar al museo, se habló de los nombres de los participantes, del nombre de las salas  (verde/manzana y verde/limón) y del nombre del museo. En esta misma propuesta se presentó el museo y se les preguntó a los chicos si ellos conocían otros museos. También se conversó acerca del barrio en que vivían, qué medios de transporte utilizaban para llegar hasta el jardín.  A continuación, se propuso armar con la ayuda de la invitación y las pistas visuales, un mapa tridimensional donde estaba ubicado la escuela y el museo, las cuadras y otros elementos urbanos que los rodeaban. Para armar el mapa tridimensional se utilizaron los materiales didácticos (almohadones, cajas, bloque blandos, varillas, aros, conos, piezas de encastre) que normalmente los chicos usaban allí para ejercicios de exploración del movimiento. Con estos materiales se construyeron las veredas, las casas, la autopista, los árboles, y por último se destinó un objeto que representaba el museo y otro el jardín. Una vez armado el mapa tridimensional se recreó con todo el grupo el recorrido físico que tenían que hacer para llegar (caminar, pasar por debajo de una autopista, doblar una calle, cruzar una cuadra, etc).

La segunda etapa consistió en la visita al museo, organizadas en dos grupos separados por sala a fin de poder trabajar de la manera más personalizada con cada uno de ellos, apuntando a una experiencia en la que todos pudieran participar y hacer oír su voz. En la misma se realizaron distintas propuestas para explorar las obras seleccionadas previamente, a través de la observación y recorrido físico sobre las piezas, preguntas de diferentes tipos, utilización de material didáctico y propuesta de carácter lúdico.  La visita se pensó y diseñó en diferentes momentos de una experiencia: bienvenida y presentación del museo, reconocimiento espacial y visual del edificio,  trabajo con obras específicas,  traslados entre las distintas salas y cierre de despedida.  Se  trabajó con pocas obras de arte (3 a 4). En una obra se realizó la dinámica de ponerse en el lugar de la pieza, personificarla, a fin de desarrollar lecturas nuevas y creativas sobre la misma. Uno de los chicos tomó la voz de la obra y respondió las preguntas que hacían sus compañeros y los educadores que acompañaban. La propuesta apuntaba a generar un proceso combinatorio que requiere poseer modelos y conocimientos disponibles para su utilización y reelaboración, a fin de poder luego expresarse creativamente. En otra obra de arte se buscó conectar y relacionar las referencias urbanas y matéricas que había utilizado un artista con las imágenes fotografías de la ciudad tomadas previamente. Estas imágenes se presentaron en fotografías impresas, en zoom, con detalles específicos de los elementos constructivos y visuales (texturas, colores, formas) del espacio de la escuela y el barrio.

La última etapa del proyecto se desarrolló como una jornada de taller en el jardín para realizar un mural entre ambas salas. La propuesta fue diseñar una pintura entre todos, que recreara el paisaje de la ciudad y el barrio junto a las referencias visuales de las obras en el museo. Se trabajó enmascarando con cintas de papel, para armar una grilla constructiva visual y trabajar los colores y formas dentro de estas, técnica utilizada por uno de los artistas que los chicos conocieron en su visita al museo. Con este sistema se realizaron los contornos de los edificios y las casas, se construyó una grilla para la vereda, apoyados con el uso de esténcil se hicieron los detalles. Entre todos se debatió cuál podría ser el nombre del mural, y surgieron dos títulos: “Ciudad arcoíris” y “Barrio multicolor”. Luego de una breve votación,  se tituló al mural “Barrio multicolor”.

Proyecto: familias, escuelas y museo

El otro proyecto colaborativo fue realizado en los meses de junio y julio de 2013 a partir del contacto con un docente que se acercó al museo para solicitar visitas y planteó la inquietud de trabajar con el Programa Primera Infancia del área socioeducativa del GCBA.  En este caso los chicos de entre 45 días y 5 años asistían a un jardín vespertino, en el mismo momento que sus madres y padres estudian en la escuela media, también en el horario nocturno. De esta primera reunión entre el equipo educativo de MACBA y el docente, surgió la posibilidad de hacer una actividad con los chicos y sus padres en el museo, donde la escuela fuera el nexo posibilitando así el acceso a un espacio cultural, que ajustaría su cronograma habitual para recibirlos por fuera de actividades educativas para escuelas que se desarrollan en el horario de los turnos diurnos. El objetivo central del mismo fue acercar a las familias a nuevos contextos y experiencias permitiendo al museo transformarse en un espacio de socialización donde el arte fuera un medio en el que pudieran encontrarse y compartir.

La escuela es el espacio que los nuclea y el museo una plataforma de intercambio de experiencias nuevas para los adultos y chicos, como escenario propicio para la primera infancia. Por este motivo los docentes y el equipo educativo de MACBA realizaron una planificación conjunta en la que cada institución dispuso sus recursos para llevar adelante las actividades.

En una primera etapa, MACBA recibió al docente estableciendo objetivos comunes. En una segunda etapa, el asistente pedagógico del museo se acercó al jardín a conocer a los chicos y sus familias invitándolos al museo e interactuando con ellos, para generar un vínculo de cercanía. Posteriormente las docentes entregaron una invitación impresa del museo con fecha y hora del encuentro, reparten reproducciones de las obras para buscar en el momento en que recorran el espacio y proponen a cada familia que construya un catalejo para utilizar al visitar el museo.

En una segunda etapa, se produce el encuentro en MACBA, donde las familias y docentes visitaron el museo buscando y descubriendo las obras a través de los catalejos armados en sus casas, recorriendo las salas y así generando un espacio de juego e intercambio con las familias de forma espontánea. El museo se transformó en un espacio posible para descubrir, conocerse y explorar el arte en una actividad donde participaron madres, hijos, hermanos, docentes y educadores del museo que modificaron su jornada habitual para que esto sucediera.

En conclusión, la socialización es un proceso que comienza muy temprano en la vida de las personas y se desarrolla en aquellos espacios que nos habilitan a descubrirnos  y descubrir a los demás, estar con otros, crecer juntos e interactuar con la comunidad a la que pertenecemos.

Por este motivo aquellas instituciones que participan de esta experiencia humana que comienza en la familia y se continúa en la escuela infantil, pueden proyectarse al museo como un espacio de socialización. Por estas razones es necesario crear lazos entre las instituciones comprometidas con la educación formal y no formal, como plantea Silvia Alderoqui en su libro ‘La Educación en los Museos’: Las alianzas entre escuelas y museos pueden ser un instrumento más en la realización de proyectos sistemáticos y de continuidad de construcción de ciudadanía y democratización.

Por otra parte, reconocemos la importancia del involucramiento de la familia como primer círculo de pertenencia de los chicos y como un espacio que donde el aprendizaje es resultado de un proceso colaborativo. Como afirma Lynn Dierking en su artículo ‘Las familias, los adultos y los niños en entornos de aprendizaje de selección libre’: las familias reconocen que el aprendizaje ocurre dentro de contextos y situaciones que son adecuados para ellos y que las implica a nivel personal…las familias hallan valor en sus propias observaciones y experiencias, y que ellas mismas deriven un significado trabajando, hablando y resolviendo problemas juntos.

El museo y la escuela pueden preguntarse entonces cuánto interactúan entre sí, cuánto se conocen y crecen compartiendo sus experiencias. Una forma de buscar respuestas a estos interrogantes es generar proyectos colaborativos entre familia, escuela y museo, donde los procesos de socialización superen los objetivos de aprendizaje asociados a los contenidos curriculares y las expectativas de los museos respecto a su contacto con las instituciones educativas. Pudiendo permitir crear una red de contención mutua donde se vivencien situaciones de aprendizaje colaborativas entre los chicos y los adultos a través de las diferentes comunidades a las que pertenecen.

Equipo Educativo MACBA- Museo de Arte Contemporáneo de Buenos Aires

Directora de educación y relaciones institucionales: Florencia González de Langarica

Asistente de educación: Gabriela Santagostino

Asistente pedagógico: Eva Llamazares

Proyecto “Trazando relatos entre el museo y el jardín”

Instituto Integral del Sud, barrio de San Telmo.

Docentes: María Cecilia Rosas y Silvina Finocchietti

Dirección: Elvira Milano

Proyecto “Familia, escuelas y museo”

Programa Primera Infancia del área socioeducativa del GCBA, que funciona en horario vespertino en la Escuela Infantil Nº 02 DE 3 “Mané Bernardo “, barrio de Monserrat.

Docentes: Mariela Padula y Celeste Peyon

Equipo de conducción: Sandra Arce

Este texto fue presentado en el ‘XXIII Encuentro El museo y la Escuela’ organizado el por el Museo Banco Provincia. 


  1. Pingback: Proyectos colaborativos. Primera infancia, escuela y museo (y familias) | Educación MACBA

  2. excelente!!!, felicitaciones al Museo por abrirse a la comunidad y llevar el arte a nuestros pequeños con propuestas lúdicas y significativa ; y felicitaciones a las docentes e instituciones que se animaron a una propuesta diferente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s