El origen trágico del arte contemporáneo

Herramientas útiles para abordar el arte contemporáneo

Por Romina Franchino

Si bien nadie pondría en duda la extraordinaria vitalidad que ostenta el arte contemporáneo, paradójicamente, la idea de muerte resulta pertinente para poder definir su origen y su condición de posibilidad.

Este pensamiento se me dispara mientras observo dos de las pinturas que conforman la exhibición “Instante Eterno” de Fabián Burgos, a través de las cuales el artista hace presente a la muerte apelando a la alegoría, con sugerentes títulos y fuerte carga simbólica desde lo visual: “Posesión”, una figuración en la que emerge una calavera sobre un vacío negro, y “A qué le temes?”, un monocromo negro que es el vacío mismo.

Si una de las características del arte contemporáneo es la posibilidad infinita de construcción de sentidos, me pregunto por qué no pensar estas obras en relación con un debate muy fructífero, surgido en los ochenta entre diferentes teóricos que, buscando explicar las nuevas condiciones que se estaban dando, fueron arribando a una misma idea: La muerte del arte.

Pero qué fue en realidad eso que murió para dar paso al advenimiento del arte contemporáneo?

Según señala Arthur Danto (1), uno de los teóricos implicados en aquel debate, lo que había llegado a su fin no era el arte en sí mismo, si no la historia del arte concebida como evolución de estilos o grandes narrativas que señalaban en cada momento el deber ser del arte, como una sucesión de mandatos: desde la imitación figurativa del Renacimiento hasta la abstracción pura de mediados del siglo XX como último escalafón de su desarrollo evolutivo.

Siguiendo el argumento de este autor, es la aparición en los años 60 de un nuevo tipo de obra, como las cajas Brillo de Andy Warhol (unas cajas de jabón igualitas a las que se podían encontrar en esa época en los supermercados, es decir, sin ningún valor estético a priori), la que marcó una ruptura y abrió nuevos interrogantes ante la necesidad de establecer nuevos parámetros para abordar las novedosas producciones artísticas, en las que “no hay imperativo a priori sobre el aspecto de las obras, sino que pueden parecer cualquier cosa” (2).

Teniendo en cuenta esta apreciación, me es inevitable pensar en la reacción que muchas veces provoca el monocromo antes citado de Burgos. Pienso en la indignación de algunos visitantes que en comentarios tales como “…pero esto también lo pinto yo…”  o similares, manifiestan en realidad la frustración de quien mira con una actitud pasiva y contemplativa lo que debe ser mirado de otra forma para poder entrar en el juego de la interpretación, ya que este cambio de paradigma que encarna el arte contemporáneo ha significado ante todo una transformación del rol del espectador: un “giro hacia la filosofía”, es decir, “desde la experiencia sensible hacia el pensamiento”, en palabras de Danto (3).

Desde este punto de vista, podemos decir que la relación entre la obra y quien la mira, se ha vuelto más dinámica y vital, ya que, por un lado, la obra se torna un disparador para reflexionar sobre el arte en sí mismo, desafiándonos a poner en juego los propios conocimientos, estableciendo conexiones con otras obras y nociones de la historia del arte. Y por el otro, se brinda como un modo de autoconocimiento, ya que nos pone en contacto directo con nuestras emociones y pensamientos, permitiéndonos de esta forma oír la voz del propio discurso interior.

Si esto es así, podemos concluir que la muerte del arte ha marcado además el punto final a un tipo  relación tiránica y desigual entre la obra y el espectador, de la que éste último finalmente ha logrado liberarse, para afirmar su propia subjetividad.

 

(1)     Danto, Arthur, Después del fin del arte. El arte contemporáneo y el linde de la historia, ed. Paidós, colecc. Transiciones, Barcelona, 1999.

(2)     Danto, Arthur, op. cit. Pag. 37

(3)     Danto, Arthur, op. cit. Pag. 35


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s