¿Para qué ir a un museo?

Hola. Comienza el año. Es el momento de conocer a los nuevos alumnos. Quizás hermano de quienes ya tuvimos o quizás los mismos alumnos del año pasado. También es época de las reuniones con los padres que nos hacen llegar tarde a casa y nuestras familias ya se empiezan a inquietar. También es época de buscar las llaves de los armarios para guardar las hojas, las temperas, los pinceles, las tijeras, el papel glasé… en fin (ya me canse de solo pensarlo). Coincide todo esto con el calor o la lluvia, el tráfico más congestionado, los bancos con más gente y la ciudad más ocupada. Y aquí llega la pregunta: ¿Para qué ir a un museo? Y en este contexto la verdad es que la primera respuesta es “para complicarse la vida. Mejor no vamos” y si bien los comprendo con el alma, hoy les escribo para traer esas cosas que a todos nos suceden más allá de las autorizaciones y el micro. Así que aquí van algunas reflexiones.

Ir a un museo quiere decir primero que yo elijo como docente. Significa que busco el museo y la muestra que a mí me gustaría ver con los alumnos y eso siempre es bueno. Ir a un museo implica salir de la institución escuela, ver la calle, que los alumnos sientan la emoción de ver con quien se sientan en el micro, que como la familia firmó la autorización se entere y comparta esta situación con su hijo. Estar en un museo implica que los alumnos vivencien que se puede aprender sin necesidad de sentarse en un banco. Ir a un museo es una oportunidad maravillosa para enseñar arte y cosas que no tengan que ver con el arte (directamente) como las matemáticas o la geografía o la historia. Ir a un museo es conocer a otros maestros que son los educadores que hablan y enseñan de otra manera. Ir a un museo es ver cosas más grandes o más pequeñas o diferentes a lo que se trabaja en la escuela. Ir a un museo es ir a buscar más preguntas que respuestas. Ir a un museo es una oportunidad para sacar fotos de las caras de nuestros alumnos y recordar que felices los hace aprender. Ir a un museo es invitar a nuestros alumnos a hablar de otros temas que quizás en la clase no surgen. Ir a un museo es ver todo el trabajo que cuesta hacer y pensar obras de arte. Ir a un museo es la oportunidad de permitir a los alumnos ser diferentes -muchas veces los mas revoltosos en clase son los más atentos en el museo. Ir a un museo es un regalo hermoso que les podemos hacer a los alumnos y sobre todo a nosotros mismos.
Así que no importa a que museo, busquen el que tengan más cerca y vayan. No se lo pierdan.

Cariños. Nora


  1. Soy artista visual y docente de Arte, trabajo en Nivel Primario y Terciario. Comparto los conceptos , muy cierto el panorama reflejado en el articulo. Un placer compartir con los alumnos estas salidas “especiales”, que deberian ser consideradas “habituales”, y que a uno lo hacen volver a casa con una alegria diferente a la que puede suscitarse un dia cualquiera en el Taller de la Escuela. Gracias!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s