Transeúntes desprevenidos, primera entrega de la columna ¿De qué se ríe la gente en el museo?

Mariana Gayoso copiaHay oportunidades en las que resulta complejo lograr que las personas ingresen al museo, ya sea por pudor, por desconocimiento, o porque prefieran otros espacios de ocio. Muchas instituciones museísticas piensan diversas estrategias para que las personas se acerquen y así descubran el placer que da visitar estos lugares... [SEGUÍ LEYENDO, click aquí]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s